¿Por qué los procesos de selección nos parecen tan complicados? | Carlota García 2 meses ago

Carlota García

¿Por qué los procesos de selección nos parecen tan complicados?

Soy Carlota García, en el post de hoy os cuento las razones en las que porqué los procesos de selección nos parecen tan complicados.

Pensar en negativo es la tónica general que me encuentro cuando el tema de conversación torna alrededor de la selección. ¿Pero por qué?

Lo primero que debemos contextualizar les a situación de las últimas décadas sobre empleabilidad, cuando el desarrollo de la economía del país y la crisis financiera generó que los procesos de selección se profesionalizarán, exigiendo así perfiles cualificados y precisos a las necesidades de cada organización y dejando poco margen a la equivocación de elección del candidato, pues no había ni tiempo ni dinero que perder respecto a la competencia. Además, si tenemos en cuenta que la oferta cuatriplicaba la demanda, esto hizo tambalear la situación de logro para quien buscaba encontrar un nuevo reto por delante.

Con los años, la demanda y la oferta se han ido compensado, pero si bien es cierto, que mientras las empresas han ido afianzando dicha exigencia en los protocolos de selección de candidatos con este entorno rápido y volátil, la visión del candidato sigue siendo la misma. ¿Y por qué?

 En la mayoría de casos y tras miles de entrevistas, siempre encuentro los mismos denominadores comunes al otro lado de la mesa. El principal motivo, es la falta de objetivo o propósito de decisión por parte del candidato de lo que busca. Pocos son lo que abogan por su pasión o talento, permitiendo que el mercado decida por ellos, y sintiendo la ansiedad de la inercia como norma y su elección parte de lo que la oferta de empleo requiere.

Por otro lado, existe un grupo importante de ofertas no publicadas en portales de empleo, lo que limita a la mitad los recursos en la mayoría de búsquedas superficiales a las que estamos acostumbrados. Es cierto que no nos han educado a ver los procesos de selección como un camino de vivencias y victorias, sino simplemente como una respuesta al mercado dónde el único éxito se convierte en encontrar un nuevo puesto de trabajo, lo que produce candidatos frustrados respecto a sus expectativas profesionales y esto mantenido en el tiempo, derrota cualquier buena autoestima. Obviamente no quiero decir que tener éxito en los procesos de selección sea pan comido o cuestión de actitud, pero si es necesario abordarlos con todos los recursos disponibles a nuestro alcance para que las sensaciones positivas de implicación y continuidad sean favorables.

Y por último y más importante, me parece necesario resaltar la inseguridad con la que el/la candidato/a se enfrenta a un proceso de entrevistas, respaldándose desde el ego y rol profesional, y no desde las necesidades como persona que desea. A veces parece que lo humano nos hace menos profesionales y que pena, porque mostrarnos coherentes en este binomio, nos ayuda a abordar con fuerza, resiliencia y optimismo los retos que nos propone cada búsqueda de empleo. 

Es importante empoderarnos como persona y avanzar en consecuencia de ella.

Commenting is Disabled on ¿Por qué los procesos de selección nos parecen tan complicados? | Carlota García